Ginebra. La ONU instó el viernes a los países afectados por el virus del zika, probable causante de graves malformaciones congénitas, a poner a disposición de las mujeres métodos anticonceptivos y a autorizar la interrupción de los embarazos.

“¿Cómo pueden esos países pedirles a las mujeres que eviten quedar embarazadas, pero no ofrecerles (…) la posibilidad de impedir los embarazos?”, se preguntó la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en referencia a legislaciones restrictivas en países de Sudamérica donde el virus del zika se propaga velozmente.

“Claramente, la propagación del zika es un gran desafío para los países de América Latina”, señaló por su lado en un comunicado el Alto Comisionado de Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein.

“Sin embargo, el consejo dado por algunos gobiernos a las mujeres para que eviten los embarazos ignora que muchas mujeres y niñas no tienen ningún control sobre el momento o las circunstancias en las que pueden quedar embarazadas, especialmente en ámbitos donde la violencia sexual es bastante habitual”, añadió.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró esta semana una situación de “emergencia sanitaria internacional”, ante la fuerte sospecha de que el zika sea el causante de la multiplicación alarmante en América Latina de casos de microcefalia, una malformación congénita en niños que nacen con una cabeza y un cerebro anormalmente pequeños.

Varios países del hemisferio pidieron a las mujeres postergar los embarazos, ante el peligro de contagiarse con el virus, propagado por el mosquito Aedes aegypti.

Fuente La Jornada/ Febrero 2016

Comentario

comentarios

Related Articles