A través de su marca Chevrolet, la empresa automotriz General Motors de México celebró cinco años del programa Brigada Cheyenne, estrategia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que ha apoyado a más de 480,000 personas por medio de la transportación de materiales de construcción, materias primas y ayuda humanitaria de forma gratuita, para poner en marcha proyectos sustentable que contribuyan al desarrollo del país.

Brigada Cheyenne ha recorrido más de 348,000 kilómetros, beneficiando a 222 comunidades de difícil acceso dentro de la República Mexicana, en 15 estados tales como Oaxaca, Estado de México, Morelos, Jalisco, Hidalgo, entre otros.

“GM busca ser un buen ciudadano corporativo a través de una sólida estrategia de RSE y como parte de nuestro compromiso, vamos más allá de los lugares en donde tenemos operaciones, con el fin de generar un impacto positivo a largo plazo en las comunidades que más lo necesitan, en este caso, a través de Brigada Cheyenne, que celebra cinco años de transportar desarrollo en México”, mencionó Roberto Lerma, gerente de Mercadotecnia de SUV, Pickups y Vehículos Comerciales de Chevrolet.

Entre los proyectos de desarrollo sustentable que se han concretado están el traslado de materiales para la instalación de paneles solares, la construcción de viviendas, baños, ecotecnias, sistemas de iluminación en zonas marginadas, sistemas de captación pluvial y tanques de almacenamiento de agua; así como la transportación de materiales médicos para consultorios comunitarios, balones prácticamente indestructibles para niños en situaciones de vulnerabilidad, útiles escolares y ayuda humanitaria en caso de desastres naturales.

También, a través de una alianza estratégica con Fondo Unido México, Brigada Cheyenne apoyó proyectos pertenecientes a 25 instituciones, universidades y asociaciones civiles, tales como Cruz Roja Mexicana, Children International México, Iluméxico y Mexfam.

Destaca la entrega de más de 4.6 toneladas de víveres hasta la Cruz Roja Mexicana de Cabo San Lucas, para apoyar a las familias afectadas por el huracán Odile, así como la alianza con One World Play Project, para apoyar la donación y distribución de 1’500,000 balones indestructibles en todo el mundo, de los que en México se han entregado más de 80,000, en diversas comunidades del país.

En conjunto, mediante los programas de RSE, GM ha beneficiado a más de 2 millones de personas, cuyos ejes de acción inciden en beneficio del medio ambiente, la educación de calidad y la comunidad.

 

Fuente El Economista/Enero 2016

Comentario

comentarios

Related Articles