Reproducción durante la adolescencia:

 

Insatisfacción de derechos y truncamiento de expectativas

 

Cabe preguntarse por qué la reducción del embarazo durante la adolescencia es una problemática que demanda ser atendida de manera inmediata. Uno de los puntos básicos es que este indicador refleja de forma contemporánea los rezagos en el desarrollo de la sociedad y al mismo tiempo perfila las consecuencias que este fenómeno podrá tener en las siguientes generaciones. Los diferenciales entre regiones en el mundo muestran un panorama contundente en el cual las naciones más avanzadas registran menores intensidades de embarazos durante esta etapa de la vida que aquellas que aún reportan condiciones de grandes atrasos económicos, sociales y demográficos. La Organización Mundial de la Salud estima que cada año ocurren en el mundo alrededor de 16 millones de nacimientos en mujeres de entre 15 a 19 años y que la tasa de embarazo en población adolescente en los países de ingreso medio es más del doble de la observada en las naciones de ingreso alto, mientras en los de ingreso bajo ésta es cinco veces superior. El gradiente mostrado por estas cifras ilustra la asociación entre los niveles de desarrollo de una sociedad, descritos mediante el ingreso promedio, y la frecuencia con la cual ocurren embarazos en edades tempranas. De igual forma resalta el papel que desempeña el acceso a satisfactores y la cobertura de derechos, especialmente los dirigidos a las poblaciones infantil y adolescente en la ocurrencia de la fecundidad a edades tempranas.

Para el caso de México, los datos muestran que durante 2013 se registraron alrededor de 380 mil nacimientos de mujeres de entre 15 y 19 años de edad, lo que representa el 17 por ciento del total de nacimientos reportados mediante el sistema de certificación y que, nuevamente con relación al total, 3 de cada mil fueron hijos de madres que declararon ser menores de 15 años. Estas cifras significan que en el país en 2013 15 de cada diez mil mujeres menores de 15 años de edad tuvieron un hijo y 68 de cada mil entre las edades de 15 a 19 años. Si bien la intensidad de ocurrencia de la reproducción en las edades adolescentes es un motivo de preocupación lo es aún más el constatar que entre 2010 y 2013 la tasa de embarazo en adolescentes de 15 a 19 años aumentó en el país y que la dinámica de cambio de este indicador en las últimas décadas ha mostrado avances menores comparados con los observados en otros grupos de edad.

Desde el punto de vista de la salud, los riesgos de presentar complicaciones obstétricas, padecer secuelas o morir por causas maternas son mayores en las mujeres adolescentes cuando se les compara con el grupo de 20 a 24 años. De entre los varios factores que contribuyen a que éste sea el caso destaca el que, pese a haber alcanzado condiciones fisiológicas para reproducirse, gran parte de esta población aún no ha completado su desarrollo físico. Estaturas femeninas muy bajas, por ejemplo, constituyen un factor de riesgo que conlleva la atención del parto mediante cesárea.

El otorgamiento de información y conocimiento oportuno, suficiente y adecuado a cada edad de elementos sobre sexualidad y reproducción constituyen aspectos críticos de una acción gubernamental orientada a reducir el embarazo en edades tempranas. La frecuencia con la cual se presentan en México embarazos en mujeres extremadamente jóvenes, como lo son las menores de 15 años subraya la urgencia de fortalecer las intervenciones que redunden en la denuncia y atención adecuada de los actos de coerción y abuso sexual, así como de aquellas prácticas que atenten contra la integridad física de las mujeres al promover su entrada en unión a edades tempranas. En este sentido, tanto garantizar el derecho a una educación sexual integral como el acceso efectivo a metodología anticonceptiva son componentes cruciales para coadyuvar a prevenir el embarazo en edades adolescentes así como reducir el riesgo de contagio de infecciones de transmisión sexual entre ellas VIH-SIDA.

El registrar un embarazo a edades tempranas trastoca el curso de vida de quienes lo presentan e interrumpe de manera irreversible el tránsito por una etapa de definición de la persona, como es la adolescencia convirtiéndolos de forma anticipada y fáctica en adultos dada la responsabilidad que la crianza de un hijo conlleva. La reproducción durante la adolescencia es un fenómeno resultado de la confluencia de múltiples elementos y circunstancias que a su vez provoca una miríada de efectos. Difícilmente podrá observarse que un evento de implicaciones tan profundas no se exprese en el truncamiento de las expectativas que hayan podido plantearse. El abandono escolar, con la consecuente interrupción de la adquisición de habilidades necesarias para la inserción en la sociedad y el establecimiento de una vida independiente, es una de las repercusiones que puede acarrear un embarazo durante la adolescencia. En este punto cabe recordar que recientemente, el Estado mexicano estableció el bachillerato como el nivel de escolaridad que deberá ser obligatorio en el país. Es decir, la sociedad reconoce que la adquisición de destrezas y conocimiento que es indispensable incorporar para participar en su seno exige alcanzar este nivel de entrenamiento escolar. De aquí que, el impacto sobre la escolaridad final sea otra expresión de la afectación a los derechos de este grupo poblacional, uno que además los coloca a ellos y sus hijos en una situación de especial vulnerabilidad.

Podría considerarse que el embarazo en las edades adolescentes en un fenómeno cuyas consecuencias se ven limitadas a quienes lo presentan. Sin embargo, el impacto de su ocurrencia se extiende más allá de los individuos que participan de manera directa en éste.

Además de redundar en la calidad de vida de la siguiente generación, la reproducción temprana representa, para la sociedad, el haber perdido la oportunidad de contar con ciudadanos mejor preparados y con ello con una mayor contribución potencial al desarrollo de ésta. El embarazo en las etapas adolescentes es entonces un problema que atañe a todos los sectores de la comunidad, cuyo impacto se ve acrecentado en los grupos socioeconómicos con mayores rezagos, propiciando con ello una mayor desigualdad en la sociedad.

Investigaciones realizadas desde distintas aproximaciones han permitido identificar algunos de los aspectos claves que es necesario incorporar en la atención de esta grave problemática. De entre éstos destaca la promoción de relaciones de igualdad entre los sexos y la modificación de creencias, actitudes y normas que expresan diferencias de trato basadas en género. La implementación de acciones específicas debe responder a un enfoque integral inserto en un marco de derechos humanos, que abarque los tres órdenes de gobierno, los restantes poderes de la Unión, los diversos sectores de la sociedad, una planeación de largo plazo, e ir acompañada de la producción sistemática de información estadística que sirva de insumo para monitorear, evaluar y adaptar las acciones así como para realizar actividades de investigación.

El panorama que muestra la reproducción en edades adolescente en el país, exige generar las condiciones que posibiliten el cumplimiento de los derechos que de manera central afectan a los niños y adolescentes, pero también el consignado en la Constitución a tener una reproducción libremente iniciada, espaciada y con el número de hijos que se desee tener. Es decir, que todo nacimiento que tenga lugar en el país sea planeado y su ocurrencia forme parte de un plan de vida que integre las expectativas que cada persona pueda proponerse  para su desarrollo y su inserción en la sociedad. Este debe ser el objetivo que debemos proponernos alcanzar. Satisfacerlo coadyuvará a reducir la vulnerabilidad en la cual se encuentran algunos adolescentes, las desigualdades sociales que enfrentan y en última instancia la insatisfacción de derechos  que una reproducción a edades tempranas refleja.

 

Dra. María del Rosario Cárdenas Elizalde,

Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Comentario

comentarios

Related Articles