Los niños y adolescentes en México también han sido víctimas de desaparición, violencia física y otros delitos, señala Rafael Castelán, Consejero de la Red por los Derechos de la Infancia en México.

Defensores de infancia y adolescencia reclaman falta de cumplimento a las recomendaciones ante las recomendaciones expresadas por los agravios, fallas y omisiones en los derechos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en México, hechas al Estado por Naciones Unidas.

Como se recordará, el Examen Periódico Universal (EPU) es un mecanismo de Naciones Unidas para evaluar la situación de los Derechos Humanos en los 193 países que le integran y el 7 de noviembre próximo, el Estado mexicano será sometido a dicho Examen, será la segunda ocasión en que responda la administración de Enrique Peña Nieto.

Las Organizaciones de Sociedad Civil (OSC) que trabajan a favor de los derechos de la infancia observan con preocupación el escaso nivel de cumplimiento de las recomendaciones aceptadas por México en las dos últimas evaluaciones EPU (2009 y 2013).

“La vida de la mitad de la población en el país, cerca de 40 millones de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, ha sido fuertemente impactada por el contexto de criminalidad, impunidad, violencia e inseguridad. Frente a ello, el Estado está obligado a reconocer la gravedad de la situación y a cumplir las recomendaciones”, reclamó Mónica Yerena, Enlace institucional de Educando en los Derechos y la Solidaridad (EducaDyS).

Mauricio Pineda, Coordinador General de FM4 Paso Libre, afirmó que “tan solo en 9 meses de 2018, hemos recibido a más de 400 niñas, niños y adolescentes; en quienes detectamos una mayor vulnerabilidad, y cómo el Estado mexicano sigue privilegiando la condición migratoria y de viaje, sobre el principio del Interés Superior de la Niñez”.

“No puede haber una cuarta transformación si no se garantizan plenamente los derechos niñas, niños, adolescentes y jóvenes”, aclaró Rafael Castelán, Consejero de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Los defensores de infancia y adolescencia recuerdan que entre las recomendaciones de Naciones Unidas en beneficio de los menores de 18 años destaca asignar presupuesto progresivo y generar las condiciones para el efectivo funcionamiento del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) en el nivel municipal, estatal y federal, incluyendo a las Procuradurías de Protección en los diferentes niveles de gobierno.

Mexico debe armonizar la Ley de Migración con la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, con base en lo establecido en el marco jurídico internacional en materia de Derechos Humanos, y de los principios y derechos reconocidos en dichas normativas, privilegiando el Principio del Interés Superior de la Niñez.

Nuestro país debe impulsar protocolos e implementación de los mecanismos de búsqueda y localización especializados para niñas, niños y adolescentes, establecidos en la recién aprobada Ley General en materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, con la participación activa de las organizaciones civiles y familiares, además de políticas públicas para la atención y protección a hijas e hijos de personas desaparecidas y asesinadas.

Queda pendiente aplicar, estrictamente y de forma prioritaria, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en el nivel municipal, estatal y federal, especialmente, las acciones de prevención y sanción de todas las formas de violencia contra las mujeres, reconociendo los derechos de las niñas y adolescentes, previniendo la discriminación en el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva; tomando medidas para prevenir y atender el embarazo adolescente.

Ademas, México debe acompañar la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes de políticas públicas en el ámbito estatal y federal, orientadas a la atención de los adolescentes que han cometido delitos graves, entre otras recomendaciones de la ONU, finalizan los defensores de infancia y adolescencia.