La científica polaca pudo no haber obtenido el premio Nobel de Física debido a la discriminación en su ramo de las ciencias.

El 7 de noviembre de 1867 llegó al mundo Maria Salomea Sklodowska, una mujer que rompería más de una barrera de género durante sus 67 años de vida. Mejor conocida como Marie Curie, esta científica polaca nacionalizada francesa dedicó su vida a las ciencias. A 151 años de su nacimiento recordamos lo cerca que estuvo de no recibir su primer Premio Nobel debido a la discriminación de género en la ciencia.

Inspirada por las enseñanzas de su padre, un destacado profesor de física y matemáticas, Marie empezó sus estudios científicos en una universidad clandestina en Polonia a finales de la década de 1880. Algunos años después se mudó a París con su hermana Bronislawa e ingresó a la Universidad de París, donde obtuvo dos títulos a nivel licenciatura y continuó su educación de posgrado.

El Nobel que casi no le dan

A mediados de la década de 1890, Maria conoció a su colega Pierre Curie, científico con quien compartió laboratorio por años y que se convirtió en su esposo. Ambos trabajaron con el francés Henri Becquerel en experimentos relacionados con el fenómeno de la radiación y estos descubrimientos llevaron al equipo a ser reconocido con el Premio Nobel de Física en 1903. Sin embargo, de acuerdo con el Instituto Estadounidense de Física, el comité no estaba considerando darle el premio a Marie por ser mujer.

Para 1903, con dos años de existencia del premio Nobel, la Real Academia de las Ciencias de Suecia nunca le había otorgado uno a una mujer. Después de que Pierre Curie amenazara con rechazar el Nobel por la discriminación contra Marie, el comité decidió incluirla en la nominación.

El segundo premio Nobel

En 1906, Pierre Curie murió en un accidente. Marie continuó con sus trabajos científicos y en ese mismo año se convirtió en la primera mujer en tener el cargo de profesora en la Universidad de París y en dirigir un laboratorio en esa institución.

En años posteriores se enfrentó a distintas barreras profesionales y académicas no solo por su género, sino por su origen polaco y por no ser católica. Esto no impidió que en 1911 fuera condecorada con el Nobel de Química por el descubrimiento del radio y el polonio, dos elementos químicos. Esto la convirtió en la primera persona en recibir dos premios Nobel en categorías distintas.

La vida profesional de Marie Curie abarcó mucho más que los premios Nobel que obtuvo y que sus nombramientos en distintas academias. Sus aportaciones salieron del laboratorio y tuvieron impacto directo en las labores del ejército francés en la Primera Guerra Mundial, además de impactar el mundo científico durante décadas.

La vida de Marie Curie terminó en 1934, consecuencia de una anemia aplásica causada probablemente por su exposición constante a la radiación. Sin embargo, será recordada siempre por ayudar a abrir brecha para otras mujeres científicas que vinieron después de ella.