¿Cómo funcionan los métodos hormonales?

Impiden la liberación de óvulos en los ovarios (ovulación): su eficacia estriba en que, si no hay ovulación, no hay fecundación. Existen dos tipos de anticonceptivos hormonales:

Compuestos exclusivamente por progestágenos.
Combinados, compuestos por progestágenos y estrógenos.

¿Cuál es la diferencia entre unos y otros?

Solo progestinas: modifican el moco cervical, dificultando el avance de los espermatozoides; no así los combinados.
Ambos producen cambios en el endometrio, provocando modificaciones en el sangrado menstrual, que no son perjudiciales para la salud. Los combinados pueden provocar sangrados irregulares durante algunos meses, pero al paso del tiempo, se volverán regulares y menos abundantes. Con los exclusivos de progestina, existe la posibilidad de que el sangrado menstrual desaparezca. Es importante que tomes esto en cuenta al momento de elegir.

¿Y los no hormonales?

Condones masculinos y femeninos

Para quienes presentan alergia al látex, existen condones de poliuretano.
Pueden usarse en prácticas orales (sexo oral) y en las penetraciones anales.
Son los únicos métodos anticonceptivos que además, previenen las Infecciones de Transmisión Sexual y el VIH. Y no requieren de consulta o receta médica.

Dispositivo Intrauterino (DIU)

Se coloca en la cavidad uterina impidiendo el encuentro del óvulo y el espermatozoide, mediante cambios químicos y mecánicos.
En mujeres adolescentes, se siguen los mismos cuidados que en las usuarias adultas.

¿A dónde puedo acudir si quiero un método hormonal o un DIU?

Puedes acudir a la clínica de Mexfam más cercana. Pregunta por el Programa Gente Joven. Encontrarás información y acompañamiento, en un ambiente de respeto a tus decisiones y de confidencialidad.
En las unidades de salud del sector público, puedes obtener condones masculinos gratis sin pasar a consulta.

Recuerda:

La decisión de utilizar un método anticonceptivo no sólo es un derecho. Es una decisión responsable que contribuye al cuidado de tu salud.
Prevenir infecciones de transmisión sexual y embarazos no planeados, es un derecho. Ejércelo exigiendo información y atención de calidad.
El personal de salud no puede regañarte por solicitar métodos anticonceptivos.
La ley protege tu derecho a la salud sexual y a la salud reproductiva. Los servicios de salud para adolescentes, están respaldados por leyes y normas.